¿Por qué cooperativas?

Cooperativas en cultura: un modelo colaborativo de gestión como respuesta a la precariedad de los trabajadores de la cultura

 

Proyecto Trama se ha concebido y planteado desde su inicio como un Proyecto desde, con y para los Trabajadores de la Cultura, situándose en el cruce entre Cultura, Economía y Trabajo. Entendiendo esos conceptos desde el trabajo decente y la aspiración humana de poder vivir dignamente -no sobrevivir- del trabajo propio. Desde la aspiración de los trabajadores de la cultura de poder acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, como cualquier otro trabajador y ciudadano del país.

Es en la búsqueda de cómo se pueden compatibilizar un crecimiento económico sostenible del sector artístico y el trabajo decente de artistas y técnicos que aparecen modelos económicos alternativos, y en especial la figura de las cooperativas, que ha sido implementada con éxito en el sector cultural en diversos países.

Para Proyecto Trama, el levantamiento actual de la figura jurídica de las cooperativas para el sector artístico cultural es una consecuencia natural del trabajo en terreno de profesionalización, articulación y empoderamiento que ha realizado el proyecto con artistas, técnicos y gestores desde el año 2014 en 4 regiones del país (Antofagasta, Valparaíso, Metropolitana y el Maule).

Creemos que la figura jurídica de las cooperativas puede ser una solución parcial pero transversal para los trabajadores de la cultura. Parcial porque no podemos pensar que constituyéndonos como cooperativa se solucionará el problema general de la precariedad en el trabajo artístico (no es solamente por poder emitir facturas que un colectivo artístico genera más ingresos). Pero transversal porque responde a necesidades diversas: desde la necesidad de profesionalizarse (organizarse mejor), formalizarse (tener personalidad jurídica, poder emitir factura y otros beneficios relacionados), ser su propio empleador y poder acceder a los beneficios del sistema de seguridad social, ganartizar los derechos laborales, etc.

Y todo eso en una estructura cuya ideología se acerca mucho más a la forma “natural” o habitual de trabajar en el sector. Más horizontal. Más democrático. Más flexible. Más solidario. Centrado en las personas.

Por lo tanto, en Proyecto Trama de aquí en adelante nos movilizaremos y motivaremos para instalar en las mentes y en las prácticas del sector artístico el concepto de economía solidaria para el desarrollo del sector y sus trabajadores, proponiendo la solidaridad y la colaboración en el trabajo como respuesta a la precariedad laboral.

Volver