El Arte, Nuestro Trabajo

Proyecto Trama desarrolló como uno de sus principales ejes de acción el fomento por el respeto de los derechos de los trabajadores de la cultura generando, entre otras actividades, una campaña comunicacional enfocada en concientizar, informar y empoderar a artistas, técnicos e intermediarios culturales respecto a esta temática.

banner_artetrabaj

Sin duda, uno de los aspectos más dramáticos del ecosistema de las artes en nuestro país es la poca valoración social del trabajo artístico y la constante vulneración de los derechos de los trabajadores de la cultura. Aun no se reconoce la labor artística como un trabajo, lo que implica que aspectos tan básicos como recibir una remuneración no esté resuelta para estos trabajadores, principalmente los artistas. De hecho, muchas veces los mismos artistas no se reconocen como trabajadores, lo que dificulta las posibilidades de exigir derechos mínimos en cualquier relación laboral o contractual. Como prueba de ello, en el año 2014, un 29% de los trabajadores de la cultura consultados por Proyecto Trama no esperaba recibir remuneración por el último trabajo realizado relacionado con su actividad artística (Brodsky, Negrón y Pössel, 2014, p. 34).

Actualmente, el desarrollo cultural de Chile se sustenta en la vulneración de los derechos de estos trabajadores, funcionando con presupuestos precarios que no alcanzan a cubrir condiciones básicas para ellos. Pero no solo tiene que ver con un contexto de precariedad en términos de recursos, sino también con patrones culturales que permiten que todos los gastos se cubran debidamente, menos aquellos referidos a la contratación y remuneración justa del artista. Por ello, las malas prácticas en este sentido son transversales a todos los agentes e instituciones del sector artístico-cultural, desde el Estado hasta los privados y los mismos colectivos artísticos.

Por otra parte, el conocimiento respecto a sus derechos laborales y previsionales es muy bajo entre los trabajadores de la cultura. Según El Escenario del Trabajador Cultural en Chile, el 70% de ellos tiene un conocimiento nulo o muy bajo de sus derechos laborales y un 76% desconoce sus derechos previsionales (Brodsky, Negrón y Pössel, 2014, p. 58). Esto provoca que la legislación vigente tenga una baja aplicación entre los artistas y técnicos del sector.

Es hora de que la sociedad en su conjunto se haga cargo de las carencias del sector cultural para que estas no recaigan únicamente en sus trabajadores.

Por esto y más… ¡Súmate ya! #ElArteNuestroTrabajo


Volver